¿Sabes de qué esta hecho realmente el ‘ecocuero’?

¿Sabes de qué esta hecho realmente el ‘ecocuero’?

9 julio 2020 0 Por Isabelle V.

¿Has oído hablar alguna vez del ecocuero? Este concepto, utilizado principalmente en Chile, Argentina y otros países de América del Sur, hace referencia a un tejido ecológico que ha venido a sustituir al cuero de imitación elaborado a partir de materiales no respetuosos con el medio ambiente. Aquí queremos hablarte de este tejido en profundidad para que conozcas sus ventajas y aplicaciones.

Antecedentes del ecocuero

Tradicionalmente, el cuero ha sido un tejido elaborado a partir de la piel de la vaca. Era necesario someterla a un proceso de curtido que la endurecía y que permitía elaborar con ella carteras, zapatos, chaquetas y, en general, todo tipo de prendas textiles. Sin embargo, este material presentaba dos inconvenientes fundamentales:

  • Alto precio. Algo habitualmente asociado a los productos textiles de origen animal. Si sumamos el coste de la vaca con el del proceso artesanal de producción, el resultado es el de un material no accesible para todos los bolsillos a pesar de su gran calidad.
  • Respeto por los animales. Cada vez son menos las personas que están dispuestas a adquirir productos textiles en cuya elaboración haya sufrido cualquier ser vivo. Evidentemente, en este caso es necesario la muerte de una vaca para la producción de cuero.

La combinación de ambos inconvenientes conllevó la aparición de la cuerina, policuero o polipiel. En concreto, se trataba de un material que simulaba a la perfección la apariencia del cuero natural, pero que tenía un origen sintético. De hecho, las posibilidades respecto a los diseños crecieron exponencialmente ya que a esos materiales se les podían añadir colores de fantasía. Algo imposible para los originales.

¿El problema? La mayor conciencia medioambiental que posee la sociedad en estos momentos ha hecho que muchas personas también renuncien al uso del cuero de imitación de origen sintético. Para la elaboración de este se requieren grandes volúmenes de agua y, además, la aplicación de los tintes conlleva múltiples vertidos contaminantes a los mares, a los ríos y a la atmósfera. No hay que olvidar que la cuerina es un tipo de plástico, es decir, un derivado del petróleo.

Además, el plástico no es un material biodegradable. Esto quiere decir que, una vez que llega al final de su vida útil y es desechado, tarda cientos e, incluso, miles de años en desaparecer de la faz de la tierra por la acción del viento, el agua y el sol.

Para que te hagas una idea, la ciudad con mayor producción de cuero de todo el mundo está en la India y se llama Kanpur. En ella se elabora tanto cuero natural como sintético. Y está considerada como una de las 5 ciudades más contaminadas del mundo. De hecho, es la principal responsable de la contaminación que sufre el río Ganges, el más importante del país.

¿Qué es el ecocuero?

Por definición, el ecocuero es un tipo de cuero ecológico que se elabora respetando todos los principios de preservación medioambiental y de respeto por los animales. Es decir, en su elaboración no ha sufrido ninguna vaca ni se han emitido a la atmósfera o a las aguas del mar o de los ríos sustancias contaminantes de ningún tipo. También se elabora a partir de tejidos biodegradables que tardan poco tiempo en desaparecer una vez desechados o que, incluso, se pueden reciclar.

Desgraciadamente, la realidad no es así. En los últimos tiempos estamos asistiendo a cómo en América Latina, y de forma cada vez más asidua en Europa y el resto del mundo, muchos productos de cuero sintético cuentan con la etiqueta ‘ecocuero’. Pero es falsa ya que el producto ha sido elaborado a partir de derivados del plástico y sin preocupaciones medioambientales.

Tanto es así que, en Argentina y Chile, la mayor parte de las personas llaman ecocuero a todos los productos textiles disponibles en cuero sintético derivado del plástico. Una estrategia de marketing de dudosa moral que ha dado resultados y que ha calado hondo en los consumidores, pero que está teniendo unas consecuencias perjudiciales para el medio ambiente que estamos empezando a percibir ya y que puede ser una de las grandes protagonistas de la crisis climática que está por venir.

¿Nuestro consejo? Si un día entras en un comercio y te ofrecen la posibilidad de comprar un producto de ecocuero o cuero ecológico, fíjate muy bien en los materiales que aparecen en la etiqueta. Si cualquiera de ellos es un derivado del plástico, sabrás a la perfección que están intentando darte gato por liebre. Y, a poco que te preocupe el medio ambiente, no es algo que deberías consentir.

En definitiva, durante los últimos años se ha desarrollado una potente industria alrededor del mal llamado ecocuero. Un material que imita la estética del cuero natural pero que, al contrario de lo que presume su etiqueta, ha sido elaborado a partir de procesos muy contaminantes y que conllevan sufrimiento animal, aunque no de forma directa. Un auténtico disparate ecológico y una estafa en todos los sentidos.